Estatua para un canhijo callejero muy querido (3/7)

Zorik fue un perro callejero de Estonia, quien vivió 12 años en las calles y cerca de las personas que lo sintieron parte vital de la sociedad. En muchas ocasiones intentaron sacarlo de esa situación, pero no se dejó atrapar hasta el final cuando su vejez le ganó y fue rescatado. Los habitantes de Tallin erigieron una estatua conmemorativa de Zorik calentando un gatito, para homenajearlo a él y a los perros callejeros.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Una pintura y flores para el perro “guía” de Pulau Ubin (2/7)

Reconocimientos, medallas y placas conmemorativas para el héroe (4/7)