in

Soco, el canhijo militar que huele el Covid-19

Nuestros amados canhijos han sido fundamentales para proteger a la multitud de personas que viajan en avión y transitan aeropuertos cada día; son capaces de detectar drogas, bombas y contrabando, incluso pueden olfatear enfermedades como la malaria. Su fría, húmeda y aguda nariz es muy apreciada por los verdaderos doglovers, por lo que no es de extrañarse que en estos tiempos de pandemia se considerara para detectar también el Covid-19.

Desde Finlandia

Anna Hielm-Björkman – University of Helsinki

Desde finales del 2019 el mundo entero se ha visto envuelto en la pandemia del coronavirus, por lo que además de trabajar en vacunas se pensaron los métodos para detectar la enfermedad, como el barrido nasal y o las pruebas de saliva. Sin embargo, en el 2020, en Finlandia contemplaron la posibilidad de entrenar canhijos para detectar el virus, un proyecto que evolucionó con el tiempo y hoy toma cerca de un minuto para descartar a quienes no estén infectados.

Si los virus no huelen ¿Cómo lo hacen?

@HelsinkiAirport – Twitter

La coronel María Isabel De Martín, quien es jefa del Centro Militar Canino de la Defensa, en España, les aclara a todos que no, los virus no huelen, sin embargo, el Covid-19 produce una molécula que bien podría ser la detectada por los perros. Gracias a diferentes pruebas con muestras de sudor y a los cada vez más altos porcentajes de éxito en la detección del virus, los perros entrenados para detectar el coronavirus, parecen ser el futuro seguro de los aeropuertos. Se inició con perros detectando el olor característico de la enfermedad en muestras humanas con neutralizadores que eliminaban distracciones entre olores y ahora se centra es discriminar al Covid-19 en bastoncillos de muestras PCR; en las que se mantiene mayor seguridad para el canhijo y se resguarda a la muestra, que pasa a laboratorio para confirmación en el caso de resultar positiva la evaluación canina.

El éxito de Soco

@Defensagob – Twitter

Soco es un Pastor Alemán de 4 años de edad, que parecía no resaltar en sus antiguas actividades por lo que dejó rápidamente de ser un detector de explosivos para ayudar como perro de terapia, pero su nariz le deparaba otro destino muy importante, siendo ahora perro detector del Covid-19. Él se encuentra ya en la fase cuatro, fue el único de los 7 canhijos entrenados que ha podido discriminar los positivos, según menciona la coronel De Martín; maneja una eficacia del 90% en muestras negativas y de 75% en positivas. Es gracias a Soco que se reactiva un proyecto que en cierto punto se daba por perdido y que además, se han salvado cientos de vidas al evitar la propagación gracias a la detección temprana.

Nuestros amados canhijos siempre cumplen grandes papeles ¡Háblales a todos de Soco!

¿Que piensas?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Lucky, la canhija que se durmió durante el “robo” de una joyería

Los alimentos prohibidos para tu canhijo